El “calvito de los comerciales”

15 May 2020
Siliconweek.com

La última de nuestras 5 historias de emprendedores venezolanos trata de alguien que de seguro has visto más de una vez en la televisión e incluso has pensado contratar sus servicios.

Nos referimos a Andrés Moreno, el empresario venezolano que se encuentra detrás de los curiosos comerciales de Open English, los del “cursito de inglés on-line”. De seguro habrás visto y oído por la televisión las frases “éxitooo” y “coman mamey”, las cuales han llegado a posicionar a esta academia como la más exitosa de la región.

Nadie pensaría que a los 30 años de edad un hombre se encontraría en la cúspide del éxito gracias a comerciales donde se muestran las maneras incorrectas de pronunciar las palabras en inglés, pero Moreno es la prueba de ello.

Moreno es nada más y nada menos que el exitoso fundador de Open English y puede que todo se lo deba a su pasión por viajar y a su padrastro, con quien vivió en unos nueve países como Eslovenia, Perú y Chile.

Sus padres se divorciaron cuando él tenía sólo 2 años de edad y durante su infancia vivió unos 4 años en Maryland, Estados Unidos, pues su padre trabajaba en la sede de la OEA en Washington. Así que el inglés lo aprendió en la escuela; pero en los diversos viajes de trabajo en los que acompañó a su padre pudo aprender también italiano, esloveno y portugués.

Sobre cómo decidió comenzar un negocio propio este emprendedor venezolano comenta que tras abandonar sus estudios de Ingeniería, de los que le faltaba tan solo un semestre para graduarse, fundó una compañía llamada Optimal.

Con ella se encargaba de reclutar estudiantes universitarios estadounidenses que deseaban vivir en Latinoamérica. Les enseñaban español y ellos, en cambio, hacían lo propio pero con el inglés y a ejecutivos de empresas transaccionales.

Tres años después Moreno tomó la decisión de abandonar Optimal, con la que ya ofrecía sus servicios a grandes empresas, pues se mostró interesado en llevar su trabajo más allá con la ayuda del internet.

Fue entonces en el 2007 cuando este simpático “calvito” tuvo que compartir departamento con unos amigos programadores que lo ayudarían con la creación de su página web, y poco a poco su cuenta bancaria comenzó a tocar fondo.

Siempre confiando en su proyecto, Moreno tomó los 700 dólares que le quedaban y viajó decidido hacia California, Estados Unidos, y tuvo que dormir por un año en el sofá de un amigo cercano mientras encontraba inversionistas que creyeran en él y su idea, e invirtieran en ella.

En un año lograron obtener los primero 400 mil dólares con los que financiarían la primera versión de la página web y el resultado es sorprendente: hoy en día Open English se encuentra valorada en cientos de millones de dólares y más de 380 mil estudiantes a nivel mundial.

Así pues, queda demostrado que bien sea en su país natal o en uno a donde por diversas circunstancias tuvieron que emigrar, los emprendedores venezolanos son cada vez más y sus proyectos y propuestas se muestran como prácticas soluciones ante problemas o creativas respuestas para las necesidades de los demás. (Inspiracion Emprendedor)

Leve Your Comment

We use cookies to improve our website. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. For more information visit our Cookie policy. I accept cookies from this site. Agree